Uno de los artistas más destacados del postimpresionismo en Francia, considerado hoy en día uno de los pintores fundamentales de la historia de la pintura contemporánea, durante su vida fue casi un completo desconocido.

En 1853 nace en los Países Bajos, donde fue predicador. Se inicia en la pintura bastante tarde, a los 27 años de edad pintando escenas costumbristas en los que intenta transmitir la dureza de la vida rural utilizando una gama cromática de tonos oscuros. 

Al trasladarse al sur de Francia empieza a usar colores más vivos y saturados.

Durante su breve carrera artística colaboró con artistas coetáneos como Paul Gaugin. Su estilo maduro se caracteriza por colores vivos y constrastados aplicados en pinceladas táctiles y espesas. Sus innovaciones, y la idea de concebir el arte como un medio de expresar emociones y sentimientos en lugar de un vehículo para representar la realidad, le convertirán en el precursor inmediato del fauvismo y el expresionismo.

Su vida estuvo marcada por el progreso de una enfremedad mental que le hizo ingresar en un sanatorio psiquiátrico y que terminó de forma trágica con su suicidio en 1890.

Los temas de sus obras son representaciones de gente corriente, escenas de interior, bodegones y paisajes así como gran número de autorretratos. Su prolífica obra de más de dos mil pinturas solo fue reconocida tras su muerte.