Las artes figurativas bizantinas

Características

  1. El mayor desarrollo lo alcanzó la pintura tanto al temple sobre tabla (iconos) como decoración mural de la iglesias (mosaicos).
  2. Las figuras denotan rigidez, hieratismo y frontalidad así como una anatomía muy esquematizada.
  3. Arte simbólico y expresivo que desprecia el naturalismo y las leyes espaciales.

Iconografía bizantina

La pintura y los mosaicos bizantinos, más que la escultura, han tenido una singular importancia en la historia de las formas de representación plástica, por cuanto que han servido de puente a los modelos cristianos orientales hacia Europa.

Bizancio se convierte en el depositario de las formas clásicas cuando en Occidente habían desaparecido por la acción de los pueblos bárbaros

Por último, el arte bizantino será la fuente principal en la fijación de la iconografía occidental de la Edad Media.

A partir del siglo IX, superada la crisis iconoclasta, se consolida la iconografía bizantina: sus formas estilizada, los temas y su localización jerárquica en función de la categoría de los personajes representados.

Temas

Pantocrátor: Representación de Jesucristo como señor todopoderoso, sentado con los evangelios en la mano izquierda y la derecha extendida en gesto de bendición.

En sus rasgos se impuso el modelo siríaco, maduro y con barba, sobre el modelo helenístico, joven e imberbe.

 

La Virgen siempre aparece representada como Theotokos (madre de Dios) sus iconografías más frecuentes serán:

 

Kyriotissa: representación de la Virgen como trono del Señor. En esta imagen, la Virgen aparece sentada con su hijo sobre sus rodillas. Es el modelo que se utilizó durante el Románico. En el treccento italiano vuelve a aparecer este modelo rodeado de ángeles con el nombre de Maestá.


Hodighitria: de pie con el Niño sobre el brazo izquierdo mientras que con el derecho señala a Jesús como el camino de salvaciónEs el modelo desarrollado en el Gótico.

 

Platytera: Con una aureola en el vientre en el que parece el Niño indicando la maternidad de la Virgen.

Otro tipo de representaciones frecuentes son escenas como:

 

La Deesis: Representación de Cristo en majestad flanqueado por la Virgen María y San Juan Bautista en actitud de suplica como intercesores de la humanidad.


La Dormición: Tema que tendrá gran desarrollo durante el Gótico y el Renacimiento y que muestra el momento en que Jesús recoge el alma de la Virgen en presencia de los apóstoles para llevarla al cielo.

Localización jerárquica

  1. El lugar más elevado: la cúpula, lo ocupara la figura de Cristo como Pantocrátor (representado como Todopoderoso)
  2. En el la bóveda del ábside suele representarse a la Virgen como Theotokos (madre de Dios)
  3. En los muros escenas bíblicas, representaciones de santos o del emperador.

Los Mosaicos bizantinos

La técnica del mosaico deriva del opus tesselattum romano. A diferencia del mosaico romano que decoró principalmente pavimentos, el bizantino, heredero del mosaico paleocristiano, se destinará a recubrir muros y bóvedas con gran suntuosidad y colorido. Su luminosidad y cromatismo se lograba por el empleo de teselas, piezas cúbicas de mármol de colores o bien de barro cocido con pasta vítrea.

 

La iconografía es básicamente religiosa:

  • Cristo triunfante (Pantocrator) siempre en la cúpula
  • La Virgen María (Theotokos)  en el ábside central
  • Episodios bíblicos y a veces representaciones del emperador con santos o con sus séquitos.

 

La obra maestra de del arte musivario es, sin duda alguna, el conjunto de mosaicos de San Vital de Rávena, compuestos hacia el año 547 por artistas de Constantinopla, y en los que se representan varios temas bíblicos y en los laterales del ábside los grupos de Justiniano I y de su esposa Teodora con sus respectivo séquito llevando las ofrendas del pan y el vino para la celebración de la Eucarístía. Son dos escenas imperiales cargadas de solemnidad, de rígido ritual y ceremonial reglamentado; escenas religiosas convertidas en escenas de la Corte que unen lo político y lo religioso, claro ejemplo de la teocracia. Orientados hacia el altar, ofrecen la imagen de los emperadores como protectores de la Iglesia. En el ábside se muestra a Cristo imberbe, Sentado sobre el globo celeste, entregando a San Vital la corona del martirio y recibiendo del obispo Eklesio la maqueta del templo.

 

Iconos bizantinos

Los Iconos constituyen una de las manifestaciones más originales del arte bizantino en su vertiente más popular. Se trata de pequeños cuadros de tema religioso, realizados en tabla. Los iconos se desarrollaron a partir de la tercera edad de oro y, especialmente en los países eslavos.

La importancia de los iconos está en relación con la existencia en los templos bizantinos del iconostasio, mampara con imágenes sagradas pintadas, que lleva tres puertas, una mayor en el centro y otra más pequeña a cada lado, y aísla el presbiterio y su altar del resto de la iglesia.

Escultura bizantina

Sorprende la casi total ausencia de la figura humana en la estatuaria exenta debido a la aversión de los cristianos por la estatuaria pagana de la época anterior ante el temor de caer en la idolatría, a la influencia del mundo islámico y a las luchas iconoclastas.

La manifestación más completa de la plástica bizantina lo constituyen los bajorrelieves en marfil.

Las piezas más usuales eran los dípticos (compuestos de dos hojas plegables como si de un libro se tratara) encargadas por los gobernantes con fines conmemorativos.

Los marfiles llegaron a constituir una floreciente industria muy apreciada por los europeos que acabaron por adoptar su técnica en época románica.

 

Díptico Barberini

Estilo clásico conocido como teodosiano tardío, representando al emperador como un vencedor triunfante. Generalmente se data de la primera mitad del siglo VI y se atribuye a un taller imperial de Constantinopla, mientras que el emperador normalmente es identificado con Justiniano o posiblemente Anastasio I o Zenón.

 

Catedra de Maximiniano, Rávena (545)

Se trata de un trono pontifical de marfil para las ceremonias religiosas. Los relieves cubren la superficie de sus frentes con imágenes de santos, historias sacras y rica decoración vegetal y animal.